Adorablemente eróticos

Rosa Gurú es el lugar donde “Adorables” destila la magia del teatro de estilo pornográfico que lo caracteriza. Una opción en Córdoba para vivir y sentir cosas diferentes. La obra lleva ya seis funciones y quedan dos más para finalizar las presentaciones este año.


Córdoba Express tuvo una íntima entrevista con el elenco de adorables. Mira lo que piensan, sienten y expresan quienes llevan adelante ésta particular obra. Ornela Falkiewicz, Sherina Yubero,  Mateo Guerrero y su director Sergio Bueno Echeverría. Y Mónica Romero Diaz como musicalizadora.

¿Cómo surgió ésta obra de estilo pornográfico, y por qué sabiendo la cultura ortodoxa de los cordobeses se animan a presentar una obra así?

Mateo Guerrero: La obra surgió de kilometrajes de pornografía por internet, de poder charlar, reírnos y hacer chistes sobre eso. Pensar y charlar con amigos de eso. Y en un momento dijimos lo concretemos en algo formal, entonces imaginamos una situación y la escribimos, la desarrollamos. Ese fue el punta pie, el inicio…

¿A la hora de dirigir te fue fácil dirigir esta tipo de obra? ¿Cómo fue el planteamento en torno a los sentimientos y la violencia expuesta?

Sergio Bueno Echevarria: fue todo un proceso de trabajo con las chicas y con Mateo, de cómo empezar a laburar para que ellas no se sintieran mal, no nos conocíamos. Entonces hubo al principio ejercicios y concluyó en esto. Para mi fue re lindo y fácil, porque me la hicieron fácil. Propusimos todo, hay ideas de todos; las chicas como actrices, Mateo como actor y Mónica Como pianista. Fue muy lindo laburarla y muy respetuoso todo.

¿Cómo fue la experiencia para ustedes (Ornela y Sherina) que les tocaba encarnar estas personalidades tan particulares?

Ornela: Somos igual que los personajes (risas)

Yo creo que el proceso hizo que la obra quede como lo que se ve. El proceso inicial aportó y fue muy fructífero para que podamos hacer los personajes, la obra, la composición, los vínculos de trabajo y actorales también. Fue eso y en el teatro es sumamente importante trabajarlo, y que el proceso sea fructífero para que después se vea un  poquito de lo que uno quiere mostrar y tranmitir. Yo me sentí sumamente cómoda con el equipo de trabajo.

Sherina: también comparto lo que dice Orne y además siempre había material para leer, para estudiar, para saber más. Porque en leer la obra y proponer cosas fluían las diferentes ideologías de cada uno, pensamientos o dudas, temores. Entonces siempre había algún material para leer por lo que charlamos un montón. Fue muy bueno laburar desde el vínculo para poder trabajar desde el respeto. Fue fácil y muy divertido.

¿Se quedaron con ganas de hacer algo, de exponer ciertas cosas ahí en el escenario con esta obra o creen que todo lo que tenían que dar lo dieron?

Ornela: Yo creo que no, la obra es esto por ahora, con el tiempo que tuvimos en proceso lo que está para el público es esto, pero siempre las funciones y el tiempo que van corriendo hacen que la obra también mute, que los personajes vayan teniendo otra vida; como si fuera real lo que está pasando. Creo que con el tiempo que hemos laburado hasta acá yo estoy más que conforme.  El año que viene cuando volvamos seguramente va a ser otra cosa un poco más distinta o con algo distinto.

Sherina: También con cada función han salido cosas nuevas porque la adrenalina y la energía es otra a la de los ensayos. En la exhibición de los cuerpos es lo justo y es a lo que queríamos llegar también.

Sergio: Ese es el punto al que queríamos llegar digamos. No caer en lo grosero, ni en lo vulgar. Cuidado.

Para ustedes. ¿Les costó exponerse a gente que no conoces o a familiares que te vean?

Ornela: La gente piensa que uno hace teatro y puede salir desnudo y va a estar todo bien. No están así. Y en eso también tuvo que ver el proceso. Empezamos a ensayar en ropa interior un mes antes. Hubo un camino para llegar a eso.

Mateo: empezamos en Abril y recién en Octubre sucedió de esa manera.

Sergio: Costó sacarles la ropa.

Sherina: También algo que en este tiempo vengo sintiendo es que tanto actriz o actor tiene que aceptar que el público es su amante anónimo. Más allá de que venga alguien que vos conoces, vos sabes que tu laburo es exhibir y que te estas mostrando a un público anónimo que se puede decir que es un público amante por así decirlo.

Eso quería preguntarles también. ¿Cómo se sintieron con el público y sus reacciones? ¿Fue lo que esperaban o esperaban otra cosa?

Mateo: Durante la obra los sentí como muy atentos, parecen fríos pero en realidad están atentos. Después en las devoluciones han sido muy hermosas.

Ornela: en algunas funciones aparecen las risas, pero yo creo que se empiezan a contagiar. Ha pasado que en funciones no se ha reído nadie y en otras te dicen, “yo tenía unas ganas de reírme”.

¿La intención era hacer reír?

Sergio: No, no.

Sherina: En los ensayos no nos tentábamos. Y la energía del público lo ha modificado.

Sergio: La devolución del público fue muy linda.

Sobre Adorables

Entrar a Rosa Gurú puede dar una sensación de incertidumbre, un galponcito en medio de Alberdi. En lo personal la espera se me hizo apacible. Ya al momento de ingresar se podía sentir el aroma a teatro casero que tanto gusta. La recepción con vino es una muy buena idea, pero la forma en que te lo sirven aún más. Aunque a los amantes del buen vino y entendedores de los sabores y los efectos del cristal no les parezca que sea la mejor manera. La obra te ofrece muchas cosas, seguramente sientas ganas de reír, de aplaudir, de levantarte y mirar desde otra perspectiva, cosa que vas a poder hacer. Las fantasías están a la hora del día y la obra te invita a que disfrutes, y te replantees todo. Adorables te sumerge en la intimidad de los personajes, te muestra lo humano y natural. La violencia, el abuso, la ironía, la incertidumbre y el asombro no están ajenos a este mundo pornográfico. Veras personas dominantes, vulnerables y sometidas en una relación toxica, y sumamente erótica.

Un consejo antes de ver la obra.

Si vas a ver Adorables, anda con la mente desnuda.

Be the first to comment

Leave a Reply