Donar médula ósea es dar vida en vida

   En el 2017 Agustina se convirtió en la única esperanza de un joven que estaba luchando con Leucemia Mieloide Aguda. En la nota cuenta a Córdoba Express su acto de amor y de concientización sobre la donación de médula ósea.


 Donar es un acto de amor enorme, la satisfacción que recibe uno es impagable. Es dar vida en vida”. Así es como Agustina resume en la nota para Córdoba Express lo que significó para ella ser donante de médula ósea.

   Todo comenzó en el año 2013 en Victorica (La Pampa), dónde por primera vez la joven se inscribe como donante de sangre y médula ósea, “nunca pensé que me iba a tocar”, contó. Pero sí, el 1 de septiembre de 2017 recibía un mensaje en Facebook que cambiaría su vida y la de otras personas: era el INCUCAI (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante) que se comunicaba con ella a través del único medio por el que se podían contactar ya que había cambiado de domicilio.

   En ese mensaje, se detallaba que había una persona en argentina que necesita de su ayuda para curarse ya que eran potencialmente compatibles. No fue una decisión fácil, hacía sólo seis meses que había sido mamá, las dudas y el temor empezaron a surgir. Tras una semana de pensar si quería avanzar en el proceso de donación su respuesta fue sí; “una de esas noches mi hija tuvo fiebre, yo no podía dormir porque estaba muy preocupada por ella y pensé si yo estoy así no me quiero imaginar los papas del chico o chica (hasta ese entonces no sabía quién era) como la estarán pasando así que al otro día llamé y dije que sí”.

   Así fue como el 11 de septiembre, en la Fundación Banco Central de Sangre, se llevó a cabo la segunda muestra de compatibilidad.  Fueron 18 días de espera hasta que el resultado finalmente llego, era positivo, eran 100% compatibles. De esta manera, se eligió el Hospital Privado para llevar a cabo todos los estudios correspondientes para poder hacer la colecta de CPH (Células Progenitoras Hematopoyéticas), células madres encargadas de producir los componentes de la sangre, que se realizaría por medio del método de Aféresis, el cual consiste en colocar vacunas durante 4 días para movilizar los glóbulos blancos.

   Finalmente, el 30 de octubre se realizó la extracción de las células que serían enviadas al paciente que estaba luchando por su vida. Agustina hasta ese entonces solo sabía que el receptor era un joven de 20 años aproximadamente y que le habían diagnosticado Leucemia Mieloide Aguda (LMA).

   “Pasaron dos días y me escriben de INCUCAI diciéndome que la mamá del chico me había escrito una carta, ella me cuenta como había sido todo el proceso. En mayo de 2016 se va a hacer un control de rutina y aparece esta enfermedad, en el mes de noviembre termina el tratamiento y comienza a estar bien, en abril de 2017 se realiza nuevamente un control que el cuál indicaba que su salud estaba estable pero que al año podía tener una recaída. Fue así como en mayo de 2017 y como lo habían estipulado los médicos sufre una recaída y lo más duro es que ninguno de su familia eran compatibles, había que hacerle si o si un trasplante”. Ahí fue cuando aparece Agustina en esta historia.

   En febrero de 2018 llegó nuevamente una carta de INCUCAI, era la mamá del joven trasplantado. En esta ocasión le contaba que su hijo se encontraba muy bien, había empezado el cursillo para ingresar a la Facultad y una vez más le agradecía por su gran gesto de amor.

   “De todas las cosas que hice en mi vida, esta va a estar guardada muy dentro mío porque es de las mas lindas que he hecho. Fue donar vida en vida”. Esta es tan sólo una porción de la emocionante respuesta de Agustina a la carta de la madre del joven.

   Hoy ambas familias están ansiosas esperando el momento para conocerse.

Todos podemos ser donantes ingresando a http://www.incucai.gov.ar/index.php/comunidad/como-ser-donante

Be the first to comment

Leave a Reply