El drama de las drogas sintéticas: murió el hombre que consumió éxtasis en una fiesta en Córdoba

Se trata de Pablo Reilo, de 35 años, quien había quedado internado tras asistir a una fiesta electrónica en Complejo Forja. La justicia investiga quién le vendió la sustancia y cómo actuó la policía.


 

Pablo Reilo, oriundo de Rosario, falleció esta madrugada tras permanecer internado con muerte cerebral por haber consumido éxtasis en una fiesta electrónica en Córdoba el último sábado. La justicia investiga si hubo abandono de persona.

El evento en cuestión se llevó a cabo en Complejo Forja de la ciudad de Córdoba y contó con el famoso DJ Hernán Cattaneo como principal atracción.

Cristina Gómez, directora del Hospital de Urgencias, centro médico en el que Rielo falleció, dijo que el paciente murió como consecuencia del “deterioro sistémico” producido por la intoxicación tras consumir, al parecer, una única pastilla. Además, confirmó que se realizó la ablación de su órganos, ya que Rielo le había manifestado a su familia la voluntad de ser donante.

La víctima había ingresado en la tarde del lunes en estado de “muerte cerebral”, a raíz de una “falla respiratoria grave, con edema y signos de hipoxia cerebral”. Horas después, murió.

Pablo Rielo era soltero y trabajaba como personal trainer en su ciudad natal. Había viajado a Córdoba junto a unos amigos exclusivamente para estar en la fiesta del último sábado, cuyo valor de la entrada rondaba los mil pesos.

“No hace falta nada para disfrutar de la música”, expresó el DJ Hernán Cattaneo en su cuenta de Twitter tras enterarse del fallecimiento de Pablo Rielo.

Tras confirmarse la muerte del hombre, la justicia abrió dos causas: una por la posible comercialización de estupefacientes en el lugar de la fiesta electrónica y otra por posible comisión de “abandono de persona” por parte de los organizadores del evento, que incluye la investigación de efectivos policiales que advirtieron la situación y no actuaron para su traslado.

La empresa productora de la fiesta es BNP (Buenas Noches Producciones), la misma que organizó la fiesta electrónica de junio del año pasado en el Orfeo Superdomo, en la que falleció Tania Abrile, de 38 años, también por consumo de sustancias tóxicas. Días después de su fallecimiento, la policía allanó el domicilio de uno de los responsables de la productora, Héctor “Tori” Baistrocchi y posteriormente lo imputó al igual que a sus dos socios.

 

AUTOR: Lautaro Gilaberte

FOTO: Día a Día

Be the first to comment

Leave a Reply