Hablemos de sexo con Paola Kullock

Palpitando la edición n° 12 de la SexpoErótica, el 15 y 16 de septiembre en Quality Espacio. Entrevistamos a Paola Kullock, quien estará realizando diferentes charlas y actividades este fin de semana.


Desde el 2005, como todos los años en nuestra ciudad, tenemos dos días para hablar, pensar, aprender sobre sexo y erotismo. Paola Kullock, vuelve una vez más a presentarse en este espacio y, en esta oportunidad, tocará temas sobre sexo oral, masajes eróticos y realizará actividades sólo para parejas.

Este año, además, presentará su libro “Voy a irrumarte esta noche” sobre relatos pornográficos que tiene como objetivo estimular el órgano más importante, el cerebro. Nos encontramos con ella y pudimos conversar sin tabúes, sin restricciones ni pudor.  

¿Es la primera vez que te presentas en la Sexpoerótica?

Paola: No, de hecho, de las doce veces yo estuve desde la primera. Cuando se hizo la primera edición, yo recién empezaba con la escuela de sexo y lo llamé a Cristián (organizador) cuando me enteré que se hacia la sexpo, y le digo: “mirá, yo tengo algo que no puede no estar en tu sexpo, soy muy buena en esto”. Entonces, el chabón me miro como diciendo “¿Quién te crees que sos?”, pero cuando vio cómo convocaba a la gente, siempre me tuvo presente para que participara. Vine en todas las ediciones, me encantan. Para mí, es como venir a estar con amigos, somos una banda de gente muy loca (risas).

Vas a hablar sobre sexo oral, masajes eróticos y vas a realizar una actividad solo para parejas ¿Cómo te estás preparando para estos días?

Paola: Sí, con las parejas es una actividad participativa, van a darse besos, van a franelarse y un montón de cosas más. La clase de sexo oral, la doy en Buenos Aires, o sea que para mí es como siempre, lo puedo hacer sin problemas. Las clases de masajes, también hace muchos años que la hago, hace 12 años. Lo de parejas, también es un clásico, año a año es un clásico de las sexpos, las hacemos siempre. Esa actividad, a diferencia de todas las demás, es una dinámica que no cambia. Y en el escenario, sí es lo que me tiene más nerviosa, porque presento una actividad nueva, una clase nueva donde pienso hablar bastante más fuerte de lo que lo hago cotidianamente y de temas bastantes más picantes.

¿Cuáles son las inquietudes por las cuales las personas más te buscan?

Paola: Me preguntan mucho sobre sexo oral, me preguntan sobre cosas para hacerle a la pareja o resolver ciertas situaciones. Yo no soy sexóloga, soy especialista en juegos eróticos y trabajo toda esa parte que se supone que naciste sabiendo y nadie te enseñó. Por ahí vos tenes un novio y quieren hacer ciertas cosas pero no saben bien que o él te dice que le gustaría hacer cosas nuevas, como ponerte un disfraz. Entonces, vos le podés decir que sí lo harías, pero después ¿qué más? Por ejemplo, una de las clases que doy se llama “Me disfrazo y ¿ahora qué hago?”, porque el problema es que me visto de mucamita y le digo a mi pareja:”che viejo ¿queres un mate?”. Entonces yo trabajo esas cuestiones, muchas mujeres me preguntan “¿Cómo hago para tener ganas?”. Hoy, las mujeres no tienen ganas. Y eso es un problema.

¿Quiénes se acercan más a preguntar, los hombres o las mujeres?

Paola: Yo soy más abierta con las mujeres, pero por una cuestión de que con los hombres soy más estricta, es como que los escucho con otro oído y diferencio cuando me están tratando de molestar y cuando me están hablando en serio. Los hombres tienen una cuestión muy cuidadosa para conmigo, la semana pasada di una clase para varones y la mayoría mandados por sus mujeres. Hay mucha más onda de parte de las mujeres.

Siempre fue un tema tabú el sexo en la sociedad ¿Qué creés que falta para poder hablar más libremente sobre estos temas?

Paola: Las personas, en Argentina, tenemos una triple moral. Pensamos una cosa, decimos otra distinta y hacemos otra diferente. Entonces ¿Qué es lo que falta?, falta que las mujeres dejen de mentir y que aprendan a recibir y dejar de mentir orgasmos. Falta que nos hagamos cargo de nuestra propia sexualidad y que no hagamos las cosas porque el resto del mundo las hace. Que en este momento está mal visto ser monógamo, que está mal visto tener una vida sexual convencional, porque no experimentaste, porque no hiciste esto o lo otro. Dejémonos de joder, digo ¿vos querés acostarte con todo el barrio y ser pansexual?, genial, ¿yo quiero acostarme con uno solo?, genial también. Es decir, lo que yo planteo es que todo lo que se haga entre adultos, en pleno consentimiento entre las partes que participan, está perfecto. Eso es lo que para mí tiene que pasar.

Últimamente, se está hablando mucho sobre la educación sexual en las escuelas ¿Cuál crees que es el camino que hay que seguir para poder hacerlo bien?

Paola: Todo depende de qué sea lo que se enseñe y quién lo enseñe. Yo siempre cuento que tenía un novio, y él tenía un hijo de 13 años, y una vez me quedé toda una noche hablando con ese niño, con un montón de preguntas que uno diría lógicas, pero no para su edad. Y eso es porque un chico de 12, 13, 14 años ve sexo en todos lados y puede estar mal informado. Entonces, creo que la educación sexual sí tiene que estar incluida y sí se tiene que hablar de estos temas, dependiendo de cada edad y acorde a eso. Pero sí creo que se tiene que abrir la puerta a estas cosas, porque a los chicos les está llegando mucha mala información, que es bastante jodida.

Cuando supe que íbamos a tener esta entrevista, agarré a mi grupo de amigas y les pregunté qué es lo que les gustaría saber o que te preguntarían a vos. Porque cuando una habla entre amigas siempre surgen dudas entre mitos y realidades sobre el sexo. Así surgieron las siguientes preguntas: ¿El tamaño, importa?

Paola: No, el tamaño no importa. El tamaño te importa, que son cosas distintas. Por ejemplo, hay  hombres que se vuelven locos con las lolas grandes, les encanta. Ahora, ¿eso importa a la hora de tener sexo?, no. ¿A ese hombre le importa porque le suma?, sí. Yo conozco un montón de mujeres, para quienes el tamaño es verdaderamente importantes para ellas, porque  les atrae  un tamaño grande, como a mi me puede atraer una espalda grande o unos brazos bien marcados y musculosos. Todos tenemos preferencias, si yo te tuviera que preguntar a vos que preferencias tenés para que te atraiga un hombre, me podes decir qué te encanta o qué le miras algo en particular a esa persona. Todos los hombres les miran algo a las mujeres y todas las mujeres les miramos algo a los hombres, pueden ser las manos, los pies, la cola. Desde ese lugar, el tamaño es importante, no del lugar real a la hora de tener sexo.

¿La actividad sexual, ayuda para tener buen humor?

Paola: Obvio, cuando estamos bien atendidas se nos nota. Tener una buena vida sexual, como cada uno de nosotros considere, sí te mejora el humor. Pero mi consideración de buena vida sexual puede ser diferente a la tuya. Hay mujeres que quizás con una vez a la semana o una vez cada quince días, para descargar tensiones y sentirse bien, están joya. Por ahí, hay otras que necesitan tener sexo todos los días. Pensemos que lo que se dice en el afuera no es personal para cada uno, entonces la felicidad sí tiene que ver con el buen sexo, pero en la medida en que cada uno considere qué es buen sexo.

¿Los hombres tienen más deseo sexual que las mujeres?

Paola: No, esa es una mentira grande como una casa. Una de las peores cosas que nos pueden pasar es no sentirnos deseadas. Te puede pasar que te ponés el portaligas o el babydoll y el chabón te dice: “¡Qué linda que estás!”, pero decís: “no era eso lo que esperaba” y te cambia todo. No es que ellos tengan más deseo que nosotras, es que lo demuestran más gráficamente. Las mujeres somos medio pabotas, en el sentido de que el hombre se aparece en la puerta del dormitorio desnudo, pero la mujer no haría eso. Las mujeres somos estúpidamente dadoras y no nos ponemos en el lugar de una persona deseosa.

¿Las mujeres tenemos menos capacidad orgásmica que el hombre?

Paola: No, no tenemos ni más ni menos capacidad orgásmica. El problema es que las mujeres les mentimos mucho a los hombres en ese tema. Las mujeres están fingiendo mucho, demasiado, 95% de las mujeres han fingido un orgasmo en algún momento de su vida, por la razón que sea. Tendemos a ser las mejores en todo, a sobresalir y a querer ser inolvidables, entonces estamos encontrándonos en una sexualidad donde las mujeres jóvenes tienen mucho sexo, pero no llegan al orgasmo. O sea, ¿están disfrutando de lo que hacen?, no. Hay que hacerse cargo de lo que nos gusta, de que es lo que nos da ganas, de hacerlo con quien nos de satisfacción, que no todas las relaciones van a ser iguales y demás cosas interesantes.  

¿Cuál es tu expectativa para estos días en la Sexpoerótica?

Paola: Espero que las cosas salgan bien. Tengo la expectativa de que realmente sea una linda sexpo, de que la pasemos bien. Acá en Córdoba, siempre tuve una excelente respuesta, mis charlas siempre convocan mucha gente.                   

Be the first to comment

Leave a Reply