Todo fuego es político

Los incendios son un mal que nos acompañan desde los inicios de la historia del hombre. Desde el mes de Agosto que no dan respiro en la Provincia de Córdoba agotando no sólo recursos económicos sino también recursos humanos, ambientales y arrasando con todo lo que se interponga en su camino. Son conocidas las bajas producidas por el fuego en estos últimos meses, se llevó consigo biodiversidad y vidas humanas, héroes sin capa que dan todo para controlar los focos y evitar su propagación.


Por: Lourdes Allende (Técnica en Gestión Ambiental)

La Ley Nacional 26.331 de presupuestos mínimos de protección ambiental de bosques nativos fija categorías de conservación del bosque nativo, siendo una herramienta de lucha para frenar los desmontes. A su vez establece un fondo para la conservación de los mismos, siendo obligación de las provincias hacer el ordenamiento de sus bosques nativos y una actualización cada cinco años con proceso participativo.

Esta Ley supone un control por parte del Gobierno Nacional para poder garantizar la efectividad en el manejo de los fondos y la transparencia de su uso. El gobierno de la provincia debe ser el encargado de implementar esta ley y velar por que se cumplan sus artículos, buscar la progresión y no el retroceso de la misma.

Detrás de todo incendio ocasional se encuentra un gran interés económico y político. Son muchos los casos en los que, luego de un incendio, se elevan propuestas de asentamientos urbanos o de agronegocio sin dar lugar a la sucesión ecológica a la que la naturaleza esta lista para responder. Esta sucesión ecológica trata de una regeneración de la naturaleza luego de una perturbación importante, sea por desmonte, inundaciones o incendios.

Cambio climático, una realidad cada vez más notoria

Los incendios en la Provincia de Córdoba siguen un patrón: donde se incendia el monte posteriormente se asienta una urbanización, un claro ejemplo de esta situación es la zona de Carlos Paz y Falda del Carmen, donde años anteriores sufrieron diversos incendios en ciertos sectores que hoy son zonas pobladas. No es casualidad que una de las zonas afectadas es en Punilla, donde el Gobierno de la Provincia pretende realizar la autovía de montaña.

El mayor problema es que usualmente se queman las mismas zonas lo que no da lugar a la sucesión ecológica ya que se quema una y otra vez el mismo lugar, matando toda vegetación y evitando una respuesta de regeneración por parte de la naturaleza. Si se quema una vez y se protege la zona, en una década se vuelve a recuperar el monte nativo. Si se lo quema repetidas veces, no.

El Estado está cumpliendo un rol  ausente por acción u omisión del Gobierno Provincial. No se cuenta con diagnósticos de las zonas afectadas previamente, no hay control ni prevención temprana, no destinan recursos. Esto se puede mejorar elaborando mapas de las zonas más críticas para ser incendiadas, buscando lograr una correcta gestión y su posterior control para conservar dichas zonas.

 

En defensa de la Constitución

Aun teniendo una Ley Nacional que dispone el uso de las tierras en territorios de conservación y supone que debe proteger las mismas, está muy lejos de lo ideal y de lo real. ¿Lo ideal? Que se proteja el bosque nativo, que la gente entienda y respete la importancia del mismo, que se eduque al respecto y sobre todo que se genere una conciencia ambiental conjunta para toda la sociedad, donde los valores sean los mismos. ¿Lo real? Lo real es que el presupuesto es bajo, que no se respeta la ley, que no hay justicia por el ecocidio que se está produciendo en nuestra provincia.

Be the first to comment

Leave a Reply